Avanza Sin Tranza

 

Ley anticorrupción

Juntamente con el calificativo por parte del Papa Francisco en cuanto a la <<mexicanización>> de la situación de violencia que vive Argentina, llega en México el destrabe de la Ley Anticorrupción en la Cámara de Diputados. Todo parece indicar que la razón para ello fue la <<instrucción>> que recibiría el coordinador de la bancada priísta, diputado Manlio Fabio Beltrones. Quien la tendría trabada por lo mismo que la destrabó, un instrucción pero en sentido contrario. Esto no debe de sorprender a alguien siendo el presidente de la república del mismo partido que el diputado Beltrones. Así se maneja la actividad política en el mundo. Por eso importa el tamaño de la bancada. Así son todos los partidos pues.

La reforma constitucional para crear el Sistema Nacional Anticorrupción avanza en la Cámara de Diputados al haber superado el desacuerdo que mantenía el PRI con el PAN y PRD y cuyo dictamen, según prevén, será subido al pleno para su discusión el jueves 26 de febrero.

Mañana se los coordinadores de los diputados se estarían abrazando entre ellos por la ley aprobada. Como máximo, será el martes 3 de marzo cuando suceda. Esto es un avance, un logro. Pero también es uno en el que pocos creen funcione.

La impunidad que hemos vivido como nación por décadas es el principal motivante para ello. La que se ha agravado y la que se ha conocido como nunca antes debido a las redes sociales en las que todo se ventila. Hoy es muy difícil mantener las tranzas en lo “oscurito”. Porque nunca falta una cámara indiscreta en algún celular que capte lo que la gente corrupta no quiere que se capte y luego lo dé a conocer. Es la tecnología entonces la que descubre. Pero también la mal llamada globalización por la que se llega a conocer. Misma que obliga a hacer negocios con el mundo entero. Y es éste mundo el que no guarda silencio ante los actos de corrupción que sufran en sus tratos de negocios con México. Donald Trump, que no es una inocente paloma, es también el magnate del juego y de los casinos y quien, llevado por un sentimiento de ira, coraje, envidia y racismo por el triunfo mexicano en la pasada entrega del Óscar, que grita a los cuatro vientos: <<que nadie haga negocios con México porque es un país corrupto>>.

Con la Ley Anticorrupción, se busca- dirán los legisladores-que México tenga el gobierno que se merece. Pues es el ruego que desde el domingo se ha escuchado y que retumba por todos los rincones del país, una vez que fue pronunciado por el cineasta ganador del Óscar, Alejandro González Iñárritu. Quien sólo repite lo que miles rogamos aquí, en el mismo lugar de los hechos, de las <<pollas>> y las tranzas. Gritamos que se avance y ya no se trance.

 México, de acuerdo a Transparencia Internacional, sigue siendo uno de los países más corruptos del orbe. En 2014 y a nivel general, México se ubicó en el lugar 103 de 175 países evaluados. Con una puntuación reprobada: 35 puntos de 100. Por lo mismo y por ser año electoral, los partidos políticos mexicanos han participado con propuestas anticorrupción. Las que saben, juntamente con las entidades de gobierno, son lo que la gente, el electorado quiere escuchar. Se combata la corrupción.

Saben que el pueblo se cansa de tanta canija tranza. Porque se empiezan a dar cuenta que las tranzas y la corrupción van contra su propio bienestar. Pero esto no es suficiente. El pueblo también tiene que dejar de tranzar. No es sólo el gobierno es el tranza. Se dice que detrás de cada político corrupto, hay un empresario, un comerciante, una empresaria que es tranza y también es la otra parte de la ecuación. Cuando se habla de que México es corrupto, no se habla solamente del gobierno, se habla de los mexicanos y mexicanas. Eso es lo que más duele. Lo que lastima. Lo que es digno de lástima.  Porque no todos los mexicanos y mexicanas somos corruptos. Pero tenemos que hacerlo valer. No sólo desearlo o legislarlo. Tenemos que demostrarlo en el diario vivir. Hay que hacer y decir, México avanza sin tranza. Ahí el Meollo del Asunto.